Octavo nombre de Dios

Reconozco que mis actos hacia los demás no han sido del todo misericordiosos, lo que me hace vulnerable a la negatividad de los lugares y de las personas a mi alrededor.

Con este nombre destruyo cualquier negatividad y creo un escudo de protección.

Es muy útil para lugares cargados de negatividad.

Cuando mi felicidad está apegada a lo que los demás me dan o hacen sentir (compañía, seguridad, importancia, placer, etc.) o a mis bienes materiales; con este nombre destruyo esta idolatría, causa de sufrimiento y maltrato.



9 vistas0 comentarios