La luz no se revela donde la queremos, si no donde la necesitamos.

Sarah y Abraham pasaron por infinidad de retos y  peligros durante su vida, pero nunca dejaron de enseñar, de dar Hospitalidad, de perfeccionar su vasija. Porque sabían que toda su Luz prevalecería.

(Descubre más dando Click en la imágen)



2 vistas0 comentarios