Dios No nos cambia, solo nosotros tenemos el poder de hacerlo.


La porción de Vayakehel nos obsequia la Luz la fuerza para desear transformarnos; estar conscientes de nuestros deseos y de las emociones que nos provocan nos ayudará.

6 vistas0 comentarios